Menú Principal
26 de Enero de 2021

Oncología: Un Servicio que no detiene su atención

El cáncer es una enfermedad que no puede esperar. Es por ello que el Servicio de Oncología se ha mantenido como un servicio esencial en el Hospital Clínico Félix Bulnes. A pesar de las circunstancias causadas por el COVID-19, las nuevas instalaciones en Cerro Navia han permitido incrementar el número de consultas, ampliar las patologías oncológicas y entregar más énfasis en la humanización en la atención.

Nuevo Hospital: Servicio de Oncología 2.0

Creado el año 2011 en la sede de Providencia, el Servicio de Oncología en ese entonces sólo atendía casos de Cáncer de Mamas y Cervicouterinos, contando con 8 sillas para realizar tratamientos de quimioterapia. Hoy, en una nueva infraestructura en Cerro Navia, cuenta con tres salas de administración de quimioterapia para pacientes de corta y larga estancia, con un total de 36 sillas.

Durante el 2020, se incrementó la dotación del equipo clínico, ampliando con ello las patologías oncológicas a no sólo ginecológicas, sino que también de cáncer de pulmón, cabeza y cuello y sistema nervioso central. El Servicio de Oncología atiende alrededor de 450 pacientes al mes, y realiza al menos 350 tratamientos de quimioterapia. Además, cuenta con un Comité Oncológico Multidisciplinario, que resuelve el tipo de tratamiento para cada paciente e incluye en promedio 150 pacientes nuevos a la cartera de Oncología cada mes.

Una atención con calidad y calidez

“El personal que tenemos es excelente, al estar especializados en oncología, la atención está orientada en el acompañamiento del paciente con cáncer, que tiene un componente emocional muy ligado”, dice la Dra. Eva García, jefa del Servicio de Oncología.

La Enfermera Supervisora del Servicio de Oncología, María Elisa Pereira, complementa que el paciente oncológico es un paciente distinto, ya que sus tratamientos significan un mayor seguimiento y acompañamiento por parte del equipo. “La mejor noticia para nosotros es cuando damos de alta a un paciente y no los volvemos a ver, ya que significa que están libres de cáncer”, dice la E.U. María Elisa.

Las enfermeras de enlace, acompañan a los pacientes durante su quimioterapia y se aseguran que cumplan con sus horas de tratamiento y que asistan a sus atenciones médicas o exámenes en los plazos definidos.

Cuando el paciente termina su quimioterapia, la tradición del Servicio de Oncología es que el paciente toque la llamada Campana de la Esperanza. “Al irse de alta, tocan la campana y es un símbolo de fuerza, energía y alegría por saber que ya pasó por un proceso y que la enfermedad se está curando o ya se curó”, dice la Dra. García.

Medidas preventivas por COVID-19

Durante la Pandemia por COVID-19, el Servicio de Oncología nunca ha parado su atención. Para lograrlo, se ha resuelto tomar medidas para que sus pacientes, quienes son considerados de alto riesgo, sean atendidos de la manera más segura posible.

  • Todo paciente nuevo o conocido que tenga consulta médica, examen o sesión de quimioterapia, debe contestar una encuesta sobre síntomas asociados al COVID-19. Al existir sospecha de Coronavirus, el paciente es derivado inmediatamente a realizarse un examen de PCR.

  • El personal funciona con turnos rotativos, lo que no sólo permite minimizar el riesgo de contagio y diseminación del COVID-19, sino que también ha logrado que los funcionarios del Servicio interactúen con todos los pacientes. Esto ha generado un acompañamiento más integral y humano en la atención oncológica.

  • Al existir un aforo limitado para las salas de tratamiento de quimioterapia, los familiares de los pacientes no tienen permitido acompañarlos durante el proceso. Por ello, los funcionarios del Servicio han tenido que dedicar una mayor atención a los pacientes, acompañándolos de forma emocional. “Este acompañamiento ha estado siempre presente en Oncología, ya que sabemos que las alteraciones en la parte emocional pueden causar que las enfermedades afloren”, dice la Dra. García, “por eso es importante que conozcan a sus enfermeros, interactúen con ellos e incluso desarrollen una amistad que lograrán que el tratamiento sea más llevadero”.

Además de acompañar a los pacientes, el equipo clínico del Servicio de Oncología se encarga del proceso educativo para las familias de los pacientes, explicando los tratamientos, resolviendo sus dudas y entregar consejo sobre el acompañamiento adecuado para pacientes oncológicos.