Menú Principal
dr becker copia
12 de Marzo de 2019

DÍA MUNDIAL DEL GLAUCOMA

El Dr. Juan Enrique Becker, Oftalmólogo del Hospital Clínico Félix Bulnes, indica que para prevenir el glaucoma es necesario un control anual después de los 40 años.

El martes 12 de marzo se celebra  el Día Mundial del Glaucoma, fecha instituida e impulsada,  desde el año 2008,  por la Asociación Mundial del Glaucoma y la Asociación Mundial de Pacientes  con Glaucoma.

El interés primario de este Día es que la población se informe y asuma una conducta preventiva ante esta enfermedad que tiene como característica culminar con una ceguera irreversible y que  no tiene síntomas.

Para conocer de qué se trata esta enfermedad, el Dr. Juan Enrique Becker nos explica qué es el  Glaucoma. “Es la segunda causa de ceguera a nivel mundial. Consiste en una enfermedad que  afecta el nervio óptico,  el nervio que lleva la información del ojo al cerebro para que tengamos la información visual. Es una enfermedad que puede afectar a distintos grupos etarios, pero principalmente a personas mayores de 40 años”, explica.

“La mayoría son glaucomas primarios de ángulo abierto,  a veces hay un componente hereditario, familiar, que podría explicar una mayor prevalencia. Las personas que tienen antecedentes familiares (mamá-papá)  que  hayan tenido  glaucoma es conveniente que realicen un seguimiento, que se controlen  a partir de los 35-40 años  para ver si ellos tienen algún signo de la enfermedad”, indica.

El Dr. Becker  indica que también  hay otros  glaucomas congénitos que ocurren por ejemplo en niños, hay glaucomas secundarios asociados a algunas condiciones del ojo. “Lo fundamental  es que la gran mayoría de los  glaucomas  son asintomáticos para el  paciente, es decir, la persona no se da cuenta que tiene  la enfermedad hasta un estado avanzado de ésta, por eso la principal forma de prevenir es básicamente  realizar chequeos  oftalmológicos  cada cierto tiempo  que  permita detectar la enfermedad”. Sobre cada cuánto tiempo, se recomienda realizar un control preventivo al año en forma permanente.

Una vez que se diagnóstica  a una persona con glaucoma es importante iniciar el tratamiento. “Dependiendo del tipo de glaucoma y la magnitud de los valores de  presión intraocular, lo primero es informar al paciente de qué se trata la enfermedad, dejar con tratamiento farmacológico, que  habitualmente son  gotas  y, si la enfermedad sigue avanzando, se puede llegar a distintos  tratamientos, por ejemplo la cirugía”, comenta el Dr. Becker. La Clave es Prevenir.