Menú Principal
sitio web
23 de Agosto de 2017

Integración intercultural en Salud: Pueblos indígenas y Ciencia Biomédica

“Los desafíos de la atención en salud sexual y reproductiva con pueblos indígenas, diálogo entre especialistas de salud Aymara, Mapuche y Biomédico”, fue el conversatorio realizado en conjunto entre el Servicio de Salud Occidente y el Servicio de Obstetricia y Ginecología del Hospital Clínico Félix Bulnes.

IMG_1883Con éxito culminó el primer curso de “Salud Sexual y Reproductiva de Pueblos Indígenas”, organizado por el Servicio de Obstetricia y Ginecología del Hospital Clínico Félix Bulnes, esta iniciativa pionera en la Red de Salud Occidente, se transformó en un punto de encuentro para comprender desde la cosmovisión indígena las vivencias, costumbres y creencias de la mujer y, de este modo, orientar la atención con una mirada integral y más acogedora. Esta iniciativa se basa en la Ley 20.584, que en su artículo 7° establece que los prestadores institucionales públicos deberán asegurar el derecho de las personas pertenecientes a los pueblos originarios a recibir una atención de salud con pertinencia cultural.

En la oportunidad, asistieron dos referentes de salud indígena: la Sra. Rosa Coilla, Püñeñelchefe especialista en fertilidad, salud sexual y reproductiva mapuche, quien actualmente trabaja en el Hospital Intercultural Newentuleiñ ubicado en la ciudad de Nueva Imperial en la región de la Araucanía y la Sra. Julia Huanca Condori, Usuyiri especialista en fertilidad, salud sexual y reproductiva aymara, , quien relató su vivencia como parte del programa de Utasanajam Usuña que se realiza en la ciudad de Arica y consiste en dar acompañamiento con pertinencia intercultural en el proceso de gestación. Ambas compartieron sus experiencias en trabajar en centros de salud, prácticas de salud que realizan en las comunidades indígenas y las dificultades que viven con el “huinca”.

Jimena Pichinao, Encargada de la Unidad de Salud y Pueblos Indígenas del Servicio de Salud Occidente, fue quien lideró el conversatorio y concluyó los desafíos que extrajo de los relatos de las invitadas: “Nos falta conocer a la gente que trabaja en salud indígena, cómo tratarlos. Es un tema en discusión, no es llegar y traer a la Machi por ejemplo, hay un protocolo detrás cómo ir a visitarla a su casa previamente y explicarle porqué es importante que trabajemos en conjunto. Hay un protocolo cultural que desconocemos, la relación de cómo nos vinculamos con ellos. Otro punto importante es cómo podemos integrar elementos a la atención de salud biomédica, por ejemplo como el uso de calor en el pre parto o una alimentación “buena”, las agentes indígenas critican la comida chatarra de las mujeres de hoy y que ya no recurren a comidas nutritivas como la quinoa, el mote, entre otros”.

Para María Elena Apablaza, matrona gestora del Servicio de Obstetricia y Ginecología recalcó lo significativo del curso para la matronería: “Este curso significó abrirnos a la realidad de las pacientes que pertenecen a etnias. Aprendimos mucho, algunas son prácticas sencillas que podemos realizar, pero que para ellas son fundamentales, por lo que ahora que sabemos no podemos obviar, porque no queremos que pierdan sus costumbres”.

En tanto la subdirectora Médica, Dra. Daniella Greibe, valoró la realización del curso que permitió poner en común las distintas visiones de salud y de vida como es el proceso reproductivo de la mujer.  “Son estos espacios de conversación los que nos permiten mejorar como  hospital. Nosotros tenemos el desafío de trasladarnos en septiembre 2018 a un nuevo edificio  y nos hemos puesto como meta que el cambio no sea sólo un cambio de casa sino que sea un momento para mejorar la manera de trabajar, en ese sentido es importante ver cómo va estar la presencia de los pueblos indígenas, cómo en las salas de partos integrales vamos a poder desarrollar proyectos anhelados. Los espacios de conversación son importantes para mejorar como hospital”.